Naruto Aventura
Tablon de Anuncios

Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Chunin
Mensajes
571

Edad
21


Femenino Localización :
Kumogakure

Datos Shinobi
Ryos: 64.750
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


[Capitulo 5] - Aldea de Heroes

el Jue Sep 03, 2015 7:34 pm
Aldea de Heroes
Otoño - Edad Moderna - Konoha


Luego de una agitada noche, el sol salia por el horizonte iluminando la copa de los arboles haciendo un efecto de brillo y resplandor, entre el sendero, ansiosa, caminaba una chica de cabello escarlata, el viento se notaba presente pero no lo suficiente como causar no mas que unas simples caricias. La aldea de la hoja estaba ya a unas cuantas horas del rumbo donde aquella chica avanzaba, observando cada rincón por donde pasara para no toparse nuevamente con algún otro suceso extraño.

Continuo avanzando mientras silbaba, solo se escuchaba el silbar de los pájaros cercanos y el mover de los arbustos que provocaba el movimiento de los animales silvestres. Pero Erza ya se había percatado, desde hace ya algún tiempo estaba siendo seguida por lo que parecía ser bandidos, bandidos que acechaban a cualquier viajero que pasara por estos senderos.

Pero la chica no era tonta, debía encarar a sus emboscadores cuando fuera la mejor oportunidad, pues por ahora ellos tenían la ventaja del terreno, si huía se alejaría mas de Konoha y posiblemente se perdería en el país del fuego ya que el único camino que había memorizado antes de salir de Amegakure era este.

La pelirroja miro disimuladamente su entorno, pudo divisar al menos a dos hombres por lo que continuo silbando para que aquellos bandidos no supieran que ella ya se había dado cuenta de su presencia, entonces la fémina llego hasta un rió, un pequeño rió que era conectado por un puente hacia el otro lado, era el mejor lugar para efectuar un ataque y evitar la emboscada, lo único raro de la situación era el por que aquellos no la habían atacado hace ya varios metros.

Erza se detuvo justo enfrente del puente, los bandidos escondidos entre los arboles soltaron un pequeño murmullo en señal de confusión, mientras la chica deslizaba cuidadosamente su mano para sacar dos Kunais y de un veloz movimiento los lanzo en la dirección donde sus acechantes se encontraban, los artefactos chocaron contra los arboles que cubrían su presencia lo que sirvió de señal de alamar, pues habían sido descubiertos.

Tres hombres se revelaron ante la chica con banda ninja de Kusagakure.

— Vaya, vaya nos salio perspicaz esta chica ¿Que hace una Kunoichi de Amegakure sola por estos bosques?  —Dijo el hombre de en medio.

— Hubieras corrido hacia Konoha, es una pena que no te hayas detenido a pensar —Menciono el hombre a su derecha.

— Danos todo lo que tengas —Agrego el ultimo.

Erza los miro con una mirada entre cerrada y el ceño algo fruncido, estaba lista para llevar a cabo una batalla, uno contra tres, el momento de probar que podía cuidarse sola. Rápidamente los hombres a los lados del que parecía ser el líder lanzaron 2 Kunais con sellos explosivo, los ojos de la pelirroja se agrandaron al ver las etiquetas colgando en el extremo inferior del artefacto, lo que significa que iban en cuestión de asesinato, por otra parte el hombre de en medio realizo sellos de manos y se agacho postrando sus manos en el suelo provocando que un muro al menos de dos metros se alzara justo detrás de la chica bloqueando todo intento de alejarse de los explosivos.

Los Kunais llegaron a su objetivo, Erza intento alejarse pero como era de esperarse el muro se creo en un instante y entonces la explosión doble se llevo acabo haciendo que una gran estela de humo se levantara en el terreno y los pájaros cercanos salieron huyendo tras el impacto.

— La hemos matado —Dijo el líder entre risas.

— ¿No se supone que íbamos a robarnos sus pertenencias, hermano? —Pregunto el de la derecha.

Entonces mientras la estela de humo se disipaba la Kunoichi salio de un gran salto que la posiciono a unos ocho metros del lugar de impacto mientras en su mano derecha llevaba armada su varita, entonces lanzo un Kunai en dirección de sus enemigos y con su varita en manos recito.

— ¡GEMINIO!

Haciendo que el Kunai comenzara a multiplicarse en al menos otros treinta iguales a el que seguían su misma velocidad y trayectoria. Entonces la Kunoichi lanzo otro al aire y realizo el mismo efecto, lo que significaba que había creado un ataque omni lateral para que sus contrincantes no pudiera escapar.

Entonces el líder realizo velozmente sellos de manos creando una vez mas un muro de tierra que uso de escudo contra el contraataque de la chica.

— Chin, es mejor de lo que pensé —Alego el líder.

— Hermano, no vi sellos de mano cuando multiplico los Kunais, no se trata del Kage Shuriken no Jutsu —Agrego el hermano de la Izquierda.

Pero para la mala suerte de aquellos hombres, aquel muro había sido su propia tumba puesto que de ambos lados e incluso por atrás, cuatro pilares de roca caliza se alzaron en acto de presencia desconcertando a los bandidos.

— ¿¡Que es esto!?

Y antes de que pudiera decir mas una corriente eléctrica los sacudió quemando sus cuerpos y asesinándolos en el acto pues la humedad producida por el ambiente y el rió aumento el daño del Jutsu, por ese motivo era que este era el lugar perfecto para llevar acabo un contra ataque.

Erza con un sello de mano en ejecución miraba desde el otro lado del muro, soltando un pequeño suspiro pues al parecer la batalla había terminado. Entonces, fue sorprendida por el crujir de la tierra y en un instante el líder de los tres hermanos se revelo saliendo desde el suelo haciendo que la chica perdiera el equilibrio y cayera al suelo sorprendida.

— Maldita, mataste a mis hermanos —Dijo con un Kunai en manos.

Erza levanto su varita apuntando al hombre.

El bandido rió — ¿Que piensas hacer con eso? ¿Clavarlo? No seas estúpida.

—No, haré algo mejor —Contesto la pelirroja — ¡ACCIO! —y de un rapido movimiento los Kunais clavados en el muro que habían usado para protegerse anteriormente regresaron atraídos por la varita de Erza haciendo que se clavaran la gran mayoría en la espalda de aquel hombre sirviendo de igual manera como escudo para la Kunoichi. El bandido cayo al suelo de rodillas mientras la chica se levantaba y luego, finalmente, el hombre cayo muerto al suelo, en señal de que la batalla había terminado.

Luego del altercado Erza finalmente llego al final del sendero, allí se encontraba nada mas ni nada menos que las grandes puertas de la aldea de la hoja, abiertas, como si la estuvieran esperando y al fondo se podía observar siete rostros, una aldea de héroes se alzaba ante la mirada de la chica y lo único que le impedía entrar era la guardia de la villa, pero estaba segura que mientras se registrara, fuera revisara y comprobara de que era un Chunnin de Amegakure, no la considerarían enemiga alguna y entraría en total libertad.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.