Naruto Aventura
Tablon de Anuncios


Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 03, 2013 4:19 pm
Comienzo del primer entrenamiento de concentración de chakra Yin

Había dominado un nuevo elemento, y también había dominado una nueva técnica de ninjutsu médico, una que me permitía almacenar grandes cantidades de chakra en el centro de mi frente en un sello Yin para que, en el momento de requerirlo, liberar ese gran poder y utilizarlo en combate, sin embargo la acumulación de chakra requería un precio muy alto de poder, por lo que el entrenamiento de acumulación de chakra es muy duro, yo ya lo sabía cuando conseguí dominar la técnica, pero sé que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Prácticamente podría conseguir acumular un poquito de chakra, lo justo para que me durase un turno de combate, y para ello debía acumular por lo menos mi propio chakra multiplicado por cuatro o cinco, por lo que las meditaciones siempre requerían mucho tiempo, demasiado para una persona normal, pero... ¿Y si no era una persona normal? Por supuesto que no lo era, era un shinobi y uno muy bueno, si se me permite decirlo. Dentro de la villa todos me respetan, porque saben para qué está destinado mi poder, proteger a todos dentro de mi querido hogar, ese es mi destino, eso es para lo que he nacido, mi camino del ninja. Pero el poder que poseo ahora no es suficiente, necesito más ya que los peligros que amenazan la villa son cada vez peores, las malas personas y los villanos nunca cogen vacaciones y siempre hay que estar alerta en todo momento para así poder aplacar sus fuerzas y mantener el orden y la paz, y por eso debía seguir aumentando mis poderes, no era cuestión de tener ansias de poder, simplemente es parte de mi camino para mantener seguro mi hogar. Como había decidido no hacer misiones durante un tiempo para así poder afianzar mis poderes y mis entrenamientos, esta vez decido dedicarme a aumentar mi chakra dentro del sello Yin. Para ello decido buscarme una zona tranquila, pero no me molesta que haya gente, por lo que me dirijo hacia el parque de Konoha para poder realizar mi meditación sin problemas. Mis reservas de chakra estaban al máximo por lo que el comienzo de mi entrenamiento iba a ser rápido, pero en cuanto se me empezaran a agotar se ralentizaría enormemente ya que, como la primera vez, debo mantener el nexo de unión entre mi chakra y el chakra transformado en chakra medicinal y también mantener el control de mi chakra, ya que si se reduce a cero podría perder el conocimiento y mi entrenamiento no serviría para absolutamente nada. Consigo encontrar una zona tranquila en el parque, en un pequeño llano cubierto de suave césped. Decido sentarme allí cruzando las piernas y cerrando los ojos, relajándome, sintiendo los sonidos de la naturaleza del lugar combinados con los ruidos animados de un grupo de niños alegres que juegan bajo la atenta mirada de sus padres, disfrutando de ese momento de paz y armonía que puedo sentir, feliz porque puedo llegar a la conclusión de que esos niños no han conocido las desgracias de la guerra, y no lo conocerán siempre que me quede un aliento de vida y sangre en mis venas. Ese momento hace que me quede totalmente extasiado por mi ejercicio de relajación, por lo que es el momento perfecto para empezar a sentir cómo mi chakra fluye a través de mi cuerpo para poder empezar con mi entrenamiento.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 03, 2013 4:38 pm
Me encuentro en el parque, sentado, con las piernas cruzadas, sintiéndolo todo a mi alrededor y al mismo tiempo mi chakra fluir por mi cuerpo, en un estado de paz y armonía indescriptibles, un estado propicio para comenzar mi meditación. Me quito la bandana de mi frente, colocándolo bien doblado a mi lado y cierro los ojos. Empiezo a moldear mi chakra, concentrándolo poco a poco, muy despacio en el interior de mi cuerpo, en la zona del abdomen, convirtiéndolo en chakra medicinal. Este proceso dura unos pocos minutos ya que todo debe de ser perfecto, así mi técnica tendrá más éxito. Después de eso, esa pizca de poder que estoy concentrando empiezo a transportarlo poco a poco hacia la cabeza, subiendo por el pecho, atravesando el cuello lentamente y alcanzando la frente, donde el sello Yin reacciona, mostrándose en el centro de mi frente, formándose una marca de color púrpura en esa zona. El resto de mi entrenamiento parece invisible ya que se produce en el interior de mi cuerpo, solo un Hyuuga podría ver las reacciones chakrales que se están produciendo en el interior de mi cuerpo. Una vez que esa pizca de chakra condensado y transformado alcanza el sello Yin se produce una conexión especial, algo que ya había entrenado anteriormente. Este nexo de unión consiste en mantener una conexión entre el sello Yin y mi propio chakra, siendo yo mismo el intermediario. La conexión consiste en que mi chakra va moldeándose y concentrándose poco a poco y atraviesa mi cuerpo, controlándolo yo mismo hasta alcanzar el sello, donde se termina de concentrar y se acumula en su interior, mientras también mantengo el control sobre el sello para que no se libere por su cuenta. Parece fácil, pero no lo es, debo estar pendiente de todo el sistema, un pequeño fallo y podría producirse un error fatal, afortunadamente mi estado de relajación me permite mantener el control en todo momento sin ninguna distracción, de todas formas ya estaba tan concentrado en mi meditación que ya prácticamente había desconectado todos mis sentidos, siendo ajeno a lo que pasara a mi alrededor. Esto no me preocupa ya que estoy rodeado de mi gente, y sé que ellos no permitirían que me pasara nada malo, yo confío en ellos al mismo tiempo que ellos confían en mí. La conexión se ha establecido de tal forma que parece un sistema perfectamente estable por el momento, pero empiezo a notar como mis reservas de chakra empiezan a disminuir poco a poco, por lo que debo de estar alerta para cuando llegue al mínimo, poder disminuir el ritmo de transporte de chakra, y así de esa manera no perder el control, es una meditación costosa, pero el premio es uno de los mejores que puedo recibir, por eso lo estoy haciendo, por eso me estoy esforzando, necesito hacerlo, es mi obligación para con mi gente. Mi chakra ya ha sido reducido un cuarto, no sé cuánto tiempo llevo, si minutos, horas o días, estoy totalmente aislado del mundo dentro de mi propio cuerpo, hasta el punto que ni siquiera puedo sentir mis propias necesidades fisiológicas, ni hambre, ni sed, y soy ajeno a lo que estoy mostrando al mundo exterior, ya que me encuentro totalmente quieto en el lugar con los ojos cerrados, apenas casi sin respirar, bueno, si, pero muy lentamente, sin alterarme, para mantener el control de la meditación, pero debo proseguir si quiero conseguirlo.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 03, 2013 7:51 pm
Ajeno a lo que estaba pasando a mi alrededor un niño se acerca con el dedo metido en la nariz y cara de somnoliento y curioso, quedándose a dos escasos metros de mí. El padre al ver a qué se acercaba el niño, que sería de unos cuatro o cinco años se acerca a nosotros alarmado --¡Koi! ¿Cuántas veces te he dicho que no te acerques a extraños? ¡Ven aquí!-- Al acercarse el padre me reconoce, sabiendo quién soy --Este es... ¿Wakaba-sama? ¿Se encuentra bien?-- No respondo, estoy totalmente aislado del mundo debido a mi meditación. AL cabo de los minutos más gente aparece, curiosos por verme allí sin moverme, incluso preocupados por no reaccionar, pensando que estoy muerto --¿Deberíamos hacer algo? No sé... verle así me pone un poco nervioso...-- --No sé... mejor dejarlo así, pero... ¿Y si le pasa algo malo? Creo que deberíamos notificar esto a los guardias, además ¿Qué es esa marca en su frente? ¿Será un sello maldito?-- Todos se fijan en la marca de mi sello Yin, acercándose con cautela --No seáis tontos, no es un sello maldito, he visto eso en los shinobis médcos más poderosos de Konoha, lo que nunca pensaría es que Wakaba-sama llegase a controlar este poder...-- --¿A qué te refieres?-- Toda la gente empieza a prestar atención a lo que dice aquel hombre que también había aparecido para cotillear mientras yo seguía condensando mi chakra y almacenándolo en el interior de mi sello Yin --Se dice que un shinobi médico que domina el poder que posee Wakaba-sama se convierte en una persona virtualmente invencible, consiste en almacenar una gran cantidad de poder en esa marca para después liberarlo en momentos difíciles, pero su entrenamiento es muy duro, por eso Wakaba-sama lleva tantas horas en este lugar meditando... Lo increíble es que esté aguantando tanto durante tanto tiempo sin haber desfallecido-- El chakra de mi cuerpo ya había sido reducido a la mitad y seguía bajando poco a poco, condensándose en el centro de mi frente en una perfecta sincronía entre mi poder y el poder del sello, controlando en todo momento que el sello no se liberase --¿Qué quieres decir con sin haber desfallecido?-- La cantidad de curiosos ya era bastante alta, hasta el punto de formar una especie de campamento, sentados a mi alrededor, supongo que esperando a que algo espectacular pasase --Condensar el chakra, según me han contado, tiene un precio muy alto, y es que solo un poco de chakra del sello Yin supone un gasto de chakra muy alto, me resulta increíble que aun mantenga sus reservas de chakra y no se haya desmayado, no sé vosotros, pero yo voy a quedarme para vigilarle, no creo que sea buena idea dejarle solo...-- --Tienes razón, él hace muchas cosas por protegernos, ya es hora de que le devolvamos el favor, aunque sea velar por él-- Mientras sigo canalizando mi chakra hacia el sello un grupo de gente se queda allí esperando y vigilándome estando yo ajeno a lo que está pasando a mi alrededor. Mucha gente se ha ido ya, aburridos porque no pasa absolutamente nada, pero otros deciden quedarse durante horas, esperándome y cuidando de mí de una forma desinteresada sin que yo sepa que están ahí mientras continúo con mi meditación.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 03, 2013 8:02 pm
Mi chakra está ya rozando los mínimos, podía sentirlo dentro de mí, por lo que empiezo a reducir la velocidad de canalización de chakra hacia el sello Yin, sin embargo es más costoso de lo que parece, ya que llevo muchas horas manteniendo una velocidad constante y ahora es muy difícil reducir dicha velocidad, por lo que mi chakra empieza a reducirse a un ritmo alarmante. Fuera de mi mundo de meditación compañeros míos siguen velando por mí. En ese momento llega alguien conocido por mí, un chico al que he salvado varias veces de secuestros a lo largo de todos estos meses. Le había llegado el rumor de lo que estaba haciendo y quería ver con su ojo blanco cómo realizaba el proceso --Es increíble el control que está teniendo sobre su chakra, puedo ver con mi Byakugan como mantiene un enlace permanente entre su propio poder y el sello Yin, que está cada vez más cargado de energía condensada... Impresionante-- Dice mi amigo Hyuga mientras me observa con su mirada plateada. Mientras tanto en mi interior sigo condensando el chakra, intentando reducir su velocidad, sin embargo es prácticamente imposible y mi chakra ya ha llegado a la zona de reserva mínima **¡Maldita sea! No puedo detenerlo y voy a quedarme sin chakra... pero no puedo parar el entrenamiento ahora... es demasiado pronto...** Hago un esfuerzo increíble para intentar controlar el flujo, que aparentemente ya se está descontrolando, pero es imposible, mantener el control del circuito se me está escapando de las manos y si me centro demasiado en reducir la velocidad podría hacer que el sello se liberase y el chakra almacenado hasta ahora se gastase, por lo que me encuentro en una encrucijada. Mi amigo Hyuga, que no me pierde de vista se percata de lo que me está ocurriendo, viendo como mi nivel de chakra está ya en el límite mínimo --¡Oh no! Su chakra se está reduciendo demasiado, ¡Si sigue así va a desmayarse!-- Los otros shinobis que se encuentran allí nos miran a ambos alternando sus miradas con preocupación e impotencia --¿Y qué podemos hacer? ¡Debemos ayudarle!-- Mi chakra está ya al mínimo, siento como mi cabeza empieza a irse, y me encuentro mareado, mis fuerzas empiezan a fallar y estoy a punto de desvanecerme --Tengo que pensar en algo... ¿Qué podemos hacer? No podemos dejar que falle en esto, su esfuerzo es demasiado grande, debemos tenderle una mano...-- Mi chakra ya está prácticamente a cero. Puedo sentir como la conexión desaparece, dejando un hilo de chakra que empieza a dirigirse lentamente hacia mi cabeza para condensarse por última vez en mi frente, pero una vez pase eso será el fin, me desmayaré y todo lo que había conseguido se irá al garete ya que mi sello Yin empieza a palpitar para liberarse para poder mantenerme consciente, una medida de supervivencia natural en los seres vivos. Pase lo que pase, estoy perdido, voy a fallar mi entrenamiento, no voy a ser capaz de conseguirlo, por lo que no me quedará otra que tirar la toalla en cuanto ese resto de chakra concentrado que va fluyendo poco a poco hacia mi cabeza entrando en el sello Yin. Pase lo que pase, no acabará bien...
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 03, 2013 8:22 pm
Ya está, el leve hilo de chakra ha llegado a su destino, es mi fin, y lo acepto, no estoy preparado para algo tan fuerte como eso, se liberará el sello Yin o perderé la consciencia, me da igual, me resigno a lo que me queda y al límite de mis poderes mientras se vuelve a formar la conexión entre mi chakra corporal y el sello Yin **Pero... ¿Qué demonios?** No lo entiendo, se supone que había sido derrotado por mi propia meditación y sin embargo la conexión para acumular chakra ha vuelto sin ni siquiera tener chakra, es algo imposible **Vaya... hemos llegado a tiempo, pensábamos que no lo conseguiríamos y que te fallaríamos...** **¿Quién es? Esa voz me resulta familiar... ¿Cómo puedes hablar en mi mente?** **No éramos capaces de hacer que nos escucharas, afortunadamente entre nosotros hay un Yamanaka, ha establecido una conexión contigo para poder comunicarme** No entiendo nada de lo que está pasando, primero sigo con mi meditación como si nada y segundo no era capaz de reconocer esa voz, aunque me resultaba muy familiar **¿Nosotros?** **Te estamos ayudando, hemos visto que tus reservas de chakra han llegado a cero, así que hemos podido llegar a transferirte chakra para que continúes con tu entrenamiento, no queremos que falles...** **¡Te conozco! Eres el joven Hyuga** **Así es, pero ahora no te distraigas, ya falta poco, nosotros estamos contigo, ¡Ánimo!** El joven Hyuga tiene razón, parece que me están ayudando transfiriéndome chakra para que pueda continuar acumulando más chakra sin que falle en el intento. Desde fuera se ven a todos cogidos de la mano agarrando al joven Hyuga que se encuentra con sus manos sobre mi pecho, transfiriendo chakra hacia mi cuerpo desde los de ellos, pero ya parecen bastante cansados por el esfuerzo que están haciendo --Voy a desconectar la conexión mental o me desmayaré como iba a pasarle a Wakaba-sama-- --¡Santo cielo! No pensaba que iba a ser tan intenso este ejercicio de meditación... pero no podemos rendirnos, ¡Hay que ayudar a Wakaba-sama!-- Todos gritan al unísono mientras yo, en mi interior, puedo comprobar como realmente es cierto lo que me dice el joven Hyuga, el nuevo chakra fluyendo dentro de mí es su propio chakra, cedido por ellos para mí así que no sé que pensar, pero sí se lo que hacer. Hago un último esfuerzo y concentro ese chakra cedido llevándolo al sello Yin, completando el entrenamiento y saliendo de la meditación, pudiendo abrir los ojos y ver que ya es de noche, viendo a mis compañeros en el suelo, derrotados y jadeando, al igual que yo, todos exhaustos --Chicos... Gracias... no sé qué decir...-- Mis compañeros, que se encuentran cansadísimos, me miran sonrientes por haber conseguido ayudarme, y yo me encuentro tremendamente agradecido por el esfuerzo que han hecho. Después de un rato recuperando el aliento nos separamos todos, dirigiéndonos a nuestras respectivas casas. Yo me coloco en la cabeza de nuevo la bandana, tapando mi sello Yin y satisfecho y feliz por la ayuda ofrecida por mi gente.

-Acumulación de chakra... ¡COMPLETADO! +250 puntos de chakra Yin.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Miér Dic 04, 2013 1:26 am
Comienza entrenamiento de aumento de chakra del sello Yin.

Ese día era un día normal y corriente, salvo por el hecho de que como estaba prácticamente dedicándome a los entrenamientos, no tenía misiones, pero mis superiores lo aceptaban, siempre y cuando mi objetivo se cumpliera, siempre les gustaba que aprendiese cosas nuevas, que me hiciera más fuerte, porque así sabían que tendrían un shinobi más competente en la villa, o al menos mucho más de lo que soy ahora mismo. La verdad es que nunca me había imaginado a lo que llegaría, ni a tener el poder que tendría en estos momentos, recuperar mis poderes después de que aquel científico loco me los robara lo veía como algo impensable, y no solo he hecho eso, sino que ahora soy más fuerte de lo que jamás hubiera imaginado, pero estoy orgulloso de eso por el mero hecho de que mi poder siempre será usado para proteger lo que verdaderamente importa, que es mi hogar, el lugar que me vió crecer y por el que estaría dispuesto a morir. Después de levantarme de la cama y de haber dormido a pierna suelta durante ocho horas seguidas, bajo a la cocina y me preparo un termo de té verde amargo. Siempre me ha gustado el sabor de ese té desde que lo probé un día en el centro de huérfanos donde me encontraba, mi tutor y mi profesor lo tomaban, y siempre me había chiflado su aroma por lo que a cada trago que doy a ese líquido lo disfruto al máximo, como si fuera mi último té, aunque siempre voy con la esperanza de sobrevivir a todos mis encontronazos y mis peleas a lo largo de mi vida. Siempre me he imaginado cómo sería mi vida, nunca llegué a la conclusión de que llegaría tan lejos, aunque muchas veces soñaba que era el Hokage de la villa después de que cediera el poder Madara-sama, aunque obviamente eso fue antes de que muriera y le sucedieran otros Hokages. Actualmente estoy cómodo con el puesto que tengo, soy Sannin de la villa de Konoha, uno de los shinobis más poderosos que tiene el País del Fuego y aun así sigo aumentando mi poder para poder aplacar las fuerzas del mal que osen atacar la villa. Ese día estaba siendo tranquilo, y después de cenar decido tender la ropa y hacer las tareas del hogar antes de proseguir con mi entrenamiento. Me dedico a limpiar la cocina, el salón, el cuarto de baño y mi habitación, quedando la casa totalmente impoluta. Antes de eso pongo mi ropa sucia a lavar, y en cuanto acabo de hacer las tareas del hogar tiendo la ropa en el patio para que pueda secarse tranquilamente. Cuando termino de tender la ropa me percato de un trozo de papel ensartado en un kunai clavado en una de las vigas de madera de mi casa. Me acerco con cautela para comproar qué es, se trata de una nota. "Necesito verte, me encuentro en el valle del fin del mundo, te estaré esperando, hijo mío" Era una carta de mi padre, estaba claro, además compruebo la caligrafía junto con la nota que me dejó de bebé, por lo que no pierdo más tiempo y me voy en su busca en cuanto termino de tender toda la ropa. Cuando acabo me pongo el poncho de viaje, cierro la puerta con llave y la impaciencia por querer ver a mi padre hace que saque mis alas de hueso y emprenda el vuelo directo hacia el valle del fin.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Miér Dic 04, 2013 1:56 am
Alzo el vuelo desde el portal de mi casa, dejando las casas de la zona residencial de la villa oculta de Konoha muy debajo de mí. Aumento mi velocidad para salir de la villa, pasando por encima del gran muro que rodea la villa, alarmando a algunos shinobis, sin embargo no deciden atacarme ya que confirman que se trata de mí desde la oficina del escuadrón sensor de la villa, uno de los más especializados que existen. Estoy dejando atrás la villa y lo único que veo son árboles y claros por doquier, todo campo, salvo algún pequeño poblado cercano a la villa oculta, pero mi objetivo estaba claro, el valle del fin, dónde me había citado mi padre por una nota, así que acelero al máximo mi velocidad de vuelo para llegar lo antes posible. Después de unos minutos llego al valle del fin, un lugar emblemático en el País del Fuego. Según parece dos grandes héroes de la zona lucharon por una diferencia de ideales, la leyenda cuenta que fue el combate más asombroso jamás vivido por dos shinobis, ya que su poder era tal que podían compararse con dioses. Mi poder no era tan grande como el de los héroes, además, pienso que la leyenda está un poco exagerada ya que en mi vida he visto a gente que se pueda comparar con un dios, pero nunca se sabe lo que puede haber en este mundo. En el valle del fin hay una gran catarata, y a los lados de ésta hay dos gigantescas estatuas representativas de los dos héroes que lucharon en el lugar, yo aterrizo sobre una de las cabezas de piedra y empiezo a mirar a mi alrededor con la esperanza de ver a mi padre. Un par de minutos después, mientras esperaba, aparece mi padre, aterrizando igual que yo en la otra cabeza. Yo me lo quedo mirando desde la distancia, sigue como antes, las mismas ropas raídas, la misma larga barba poblada que le cubre el rostro y el pelo lacio y sin cortar en muchos años, con abundantes canas, me está mirando con esos ojos profundos, tan parecidos a los míos, pero con la diferencia de que esos ojos habían vivido mucho más que los míos. Con mis alas aun extendidas alzo el vuelo y me acerco despacio a él, aterrizando suavemente, con una media sonrisa en la cara. No me había criado, pero aún así sentía ese apego paternal y ese deseo por querer acercarme a él como el niño pequeño que ansía los brazos protectores de su padre, salvo que yo me contengo un poco en ese aspecto --Padre... hacía tiempo que no tenía noticias de ti y me esperaba lo peor... ¿Cómo habéis estado madre y tú? ¿Ella está bien?-- --Tu madre está bien, hijo, he venido a saber de ti, ¿Cómo estás tú? ¿Mejor que la última vez que nos vimos?-- Asiento con la cabeza --Si... la verdad es que si, he estado entrenando mucho desde la última vez que te vi y he pensado mucho en lo que me dijiste...-- --Bien... eso está bien...-- Mi padre se acerca despacio hasta estar muy cerca de mí y me da un abrazo --Estamos muy orgullosos de ti, hijo mío, tu madre no le ha parecido muy buena idea que viniera, pero tenía que hacerlo, no me ha costado mucho venir hasta aquí, por lo que merecerá la pena, ya lo verás--
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Miér Dic 04, 2013 2:10 am
Cuando escucho esas palabras me separo de mi padre y le miro con el ceño fruncido --Padre... no sé aun qué os persigue, pero si es tan peligroso no deberías arriesgarte de esa manera... ¿Por qué dices que merecerá la pena? Estoy bien, no tienes que preocuparte por mí, de verdad...-- Mi padre me hace un gesto para que me calle y así lo hago --Hablas demasiado y aun no te he dicho por qué he venido, pero antes de nada... quítate la bandana que llevas, quiero ver algo...-- Esa petición me queda un tanto sorprendido **¿Que me quite la bandana? ¿Por qué me habrá pedido eso? ¿Sabrá que tengo el sello Yin?** Le hago caso a eso también y me quito la bandana, colgándomela en el cinturón para que no moleste. Mi padre se acerca un poco más a mi cara, agarrándomela con su enorme mano derecha por las mejillas y comprueba, como he sospechado mi sello Yin --Ya veo... Parece que has conseguido un gran poder, precisamente por eso te voy a ayudar-- Aun sigo sin tener respuestas y eso me pone un poco nervioso ya que me siento estúpido por no saber las intenciones de mi padre --¿Ayudar? ¿Cómo piensas ayudarme? Además... ¿Cómo sabías que había adquirido el sello Yin? Se supone que estás lejos...-- Mi padre bufa con fuerza e impaciencia, sé a lo que se refiere por lo que me vuelvo a callar --Mucho mejor, no me hagas tener que repetirte que hablas demasiado, ¿Vale?-- Se queda callado unos segundos, mirándome fijamente, igual que yo, durante unos segundos el silencio es sepulcral. La mirada de mi padre es muy intimidatoria, y acabamos de conocernos desde hace poco y ya tiene la capacidad de regañarme como un niño pequeño, pero él se da cuenta de su severidad y recula un poco --Mira hijo... no es que no quiera contártelo, pero hasta ahora, cuanto menos sepas mejor, ¿entiendes?-- Asiento con la cabeza sin decir nada, casi sin pestañear y sin dejar de mirarle en ningún momento, por una parte intimidado, por otra parte porque quiero aprovechar este momento con él, nunca se sabe cuándo volveré a tener otro momento así con mi padre de nuevo --Verás, he dicho que voy a ayudarte, y mi ayuda consistirá en entregarte parte de mi poder, quiero que seas fuerte hijo, quiero que lleges a ser algo en la vida y que no cometas los errores que cometí en el pasado y que me han llevado a ser lo que soy ahora...-- --¿Y qué eres ahora?-- Mi padre se aleja de mí agachando la cabeza para ocultar su rostro, mientras da unos pasos hacia mi lado --Alguien en lo que no deseo que se convierta mi hijo... nada más... así que... ¿estás listo?-- Aun no me ha dicho cómo va a ayudarme, simplemente me ha dicho que me va a dar poder, pero vete tú a saber cómo lo hará, sin embargo yo asiento con la cabeza --Bien... entonces comencemos, no tenemos tiempo que perder, pero recuerda, haz siempre lo que yo te diga, ¿Entendido?-- Vuelvo a asentir con la cabeza, esperando a empezar lo que quiera que empecemos.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Miér Dic 04, 2013 2:26 am
--Bien... ¿Estás listo?-- --Estoy listo padre, comencemos-- --Bien, no olvides de hacer lo que yo te diga... lo primero que tienes que hacer es sentarte, ponte cómodo-- Como me ha dicho, hago lo que ordeno y me siento cruzando las piernas en el suelo, mi padre se sienta frente a mí --Ahora dame las manos, vamos-- Le doy las manos y él las coge con las suyas --Ahora lo que debes de hacer es condensar todo tu chakra y almacenarlo en esa marca que llevas, supongo que sabes como se hace, ¿no?-- Asiento con la cabeza sin decir nada --Claro... qué pregunta la mía...-- Dice con resginación mientras cierro los ojos y hago lo que me ordena. Ya tengo experiencia en realizar la conexión de mi poder con el sello Yin así que en segundos está realizada previo a condensamiento de chakra, moldeaje y traslado hacia mi frente --Bien, no te preocupes, tómate tu tiempo, pero quiero que almacenes todo tu chakra en él, no te preocupes que no dejaré que llegues a cero, yo controlo tu chakra, pero avísame si estás cerca, ¿De acuerdo?-- Asiento con la cabeza sin perder la concentración hago lo que me pide más rápido de lo que lo había hecho, intentando controlar en todo momento que el sello no se liberase sin querer. En poco rato mi chakra empieza a reducirse considerablemente, llegando a la mitad de sus capacidades. No quería aislarme del mundo como en mi primer entrenamiento porque si no no disfrutaría de mi padre, además me es más fácil ya que puedo sentir su tacto en mis manos --¿Qué os pasó, padre? Eso si que deberías contármelo...-- --Ahora no, hijo, concéntrate en lo que te tienes que concentrar...-- --Pero...-- --¡He dicho que no!-- Ya no aguanto más, esa respuesta hace que me hierva la sangre, tantos años queriendo saber algo de mis padres y ahora que le encuentro no quiere decirme nada, me parece injusto. La furia hace que empiece a apretar sus manos con fuerza --¡Ya estoy harto! ¡Quiero que me cuentes lo que os pasó! ¡¡Tengo derecho a saberlo!!-- Pero ahí he cometido mi error, mi furia hace que pierda concentración en mi ejercicio de meditación y la conexión que tenía se acelere enormemente, reduciéndose mis niveles de chakra en un segundo y perdiendo el control sobre mi sello Yin. Mis ojos se ponen en blanco, a punto de perder el conocimiento, por lo que mi sello reacciona instintivamente queriéndose liberar y soltando todo su poder --Maldita sea... ¿Qué has hecho?-- En ese momento actúa mi padre, que empieza a emitir chakra hacia fuera a través de sus manos para intentar transferírmelo a mí lo más deprisa que puede --Vamos, hijo... no puedo hacerlo solo... pon un poco de tu parte... ¡Vamos!-- Yo hago un esfuerzo para intentar contener el sello y mantenerlo a raya antes de que se libere del todo mientras hago que el chakra de mi padre fluya a través de mí para así mantener una conexión segura y proseguir con la meditación. Después de unos angustiosos minutos por fin vuelvo a recuperar el control y mi cuerpo se estabiliza, quedándose el sello Yin tranquilo por fin.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Miér Dic 04, 2013 2:44 am
Cuando retomamos el control del ejercio tanto mi padre como yo respiramos profundamente. Ahora mi control es menor ya que mi chakra está al mínimo y mi padre es quien me está transfiriendo chakra, este es el poder que había dicho que me iba a dar. Me siento tremendamente avergonzado por mi comportamiento. Puedo abrir los ojos y ver a mi padre mirándome insistentemente, con el rostro serio, y notándose el esfuerzo que está haciendo, ya que sé lo que cuesta transferir y almacenar chakra para condensarlo dentro del sello Yin --Lo... lo siento mucho padre... no debí... no debí actuar como he actuado... perdóneme...-- --Hijo yo también he sido joven e impulsivo... pero es algo que te puede llevar a algo muy malo si te dejas llevar por tus pasiones... ten cuidado con eso...-- Vuelvo a asentir con la cabeza sin decir nada más y hay un par de minutos de silencio, en el que decido cerrar los ojos para seguir el entrenamiento por no ver cómo mi padre clava los ojos en mí con tanta insistencia --Comprende que no es seguro que te lo cuente, no quiero meterte en líos y sé que si te lo contase, intentarías averiguar algo, o buscar una solución, ¿Estoy en lo cierto?-- No puedo responder negativamente porque tiene toda la razón, por lo que me quedo callado sin hacer ningún gesto con los ojos aun cerrados --Solo puedo decirte que nos vimos traicionados por un sistema corrupto hace muchos años que nos llevó a lo que somos ahora, y nuestras cabezas tienen precio por algunas organizaciones, eso es todo cuanto puedo decirte...-- --Entonces... ¿Crees que me podría pasar algo así a mí?-- --Hijo... en este mundo hay fuerzas que sobrepasan las del guerrero más fuerte del mundo, no olvides eso...-- Agacho un poco la cabeza, deprimido --Me han dado una buena vida, no ha sido fácil... pero la he disfrutado al máximo...-- --Me alegro por ti, hijo...-- --¡¡No!! No es... quiero decir... me hubiera gustado haber sido criado por mis verdaderos padres... eso es todo... creo...-- Mi padre se queda callado, segundos después le puedo escuchar con un hilo de voz --No te desconcentres, anda...-- Abro un ojo para mirarle, puedo observar que tiene la mirada ladeada, mirando al infinito, con los ojos vidriosos y su labio inferior está temblando un poco, eso me llena mucho de pesar y vuelvo a cerrar los ojos, centrándome en mi meditación para no llorar amargamente --Creo que eso es todo, hijo... ya es suficiente...-- Por fin habíamos terminado y tenía algo de reservas, las suficientes como para volver a la villa, al igual que mi padre, que empezaba a alejarse sin despedirse --¡Espera! Me alegro de al menos saber que estáis vivos y de haberte conocido... ¡gracias!-- Mi padre se gira y me dedica una sonrisa para después seguir alejándose --¡¡Espera!! ¿Cómo os llamáis? ¡Nunca me lo has dicho!-- Mi padre se vuelve a girar con una sonrisa más grande y me responde a gritos debido a la distancia --¡¡Cuando volvamos a vernos te lo diré!!-- Y se aleja, desapareciendo, al igual que yo me dirijo hacia Konoha de nuevo.

Entrenamiento de chakra Yin completado +250 puntos de chakra.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 10, 2013 10:22 pm
Comienzo entrenamiento nuevo de concentración de chakra Yin.

La noche estaba dejando paso ya al día y el Sol empieza a asomar en el horizonte, ascendiendo lentamente por las montañas y dando un cálido brillo matinal a la villa oculta de Konoha. Mazus, mi padre vive con mi madre en mi antigua casa, la cual agradezco no haber vendido al final. Pude resolver su problema como Hokage y al final su persecución acabó al final. Por las mañanas, al amanecer, mi padre se levanta temprano, se viste enseguida y sin desayunar se dirige hacia mi despacho. Allí nos solemos tomar una taza de té, ya que yo bajo de mis aposentos justo casi cuando llega él, así que aprovechamos para conversar y demás, como no tengo tiempo para ir a visitarles apenas, le pregunto mucho por mamá, y él no para de decirme lo feliz que está ahora que todo está tranquilo y que tiene a su pequeño cerca, aunque como Hokage no pueda ir a visitarla, se conforma con vertme sano y feliz, y yo no puedo sentirme más orgulloso de eso. Una vez conseguí un hueco para que mis padres biológicos conocieran a mis cuidadores del centro de menores, y la verdad fue un momento muy emotivo para todos, ya que mis padres estaban muy felices por lo responsables que me vieron crecer y mis cuidadores no cabían en su orgullo al verme por fin visitar el centro de menores como Hokage, pero eso es otra historia aparte. Una de las mañanas en las que mi padre llega al despacho, yo no estoy allí, ni tampoco bajo, por lo que al cabo del rato mi padre se extraña, ya que de haber algún percance, o se altera la rutina solemos avisarnos, y ese no era el caso por lo que a mi padre le extrañaba mucho que no estuviera y tampoco que no le hubiera avisado. Pasa el tiempo del té y empieza a venir el trabajo. La primera en llegar siempre es mi secretaria personal, normalmente suele traerme el correo, notificarme alguna citación y poca cosa más, y después llega el torrente de papeleo que siempre tengo que revisar y que al final acaba inundando el escritorio, pero afortunadamente ese no es el caso, hoy hay menos trabajo que suele haber normalmente y Masako, mi secretaria entra en el despacho con un par de cartas y ninguna notificación. En ese momento mi padre le pregunta a Masako si yo he salido en algún momento del lugar, y Masako responde que no, no le consta ninguna salida, pero le comenta que yo había salido temprano de mis aposentos, lo sabe porque las fuerzas de seguridad siempre deben de saber dónde me encuentro en cada momento, por lo que mi padre deduce que aun me encuentro en la mansión, y solo se le ocurre un lugar dónde buscar. Ante el asombro de Masako mi padre abre una de las enormes ventanas del despacho y se lanza al vacío, segundos después se le ve ascendiendo gracias a sus enormes alas de hueso que le permiten volar con una facilidad increíble. A los pocos segundos de alzar el vuelo llega al tejado de la mansión, posándose en ella y cruzándose de brazos mientras vuelve a replegar sus grandes alas en el interior de su cuerpo, después bufa sonoramente --Así que aquí te escondías... debiste haberme avisado, me has dado un buen susto...--
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 10, 2013 10:44 pm
Mi padre por fin me ha encontrado, me encuentro en el centro del tejado, sentado, con las piernas cruzadas y los ojos cerrados mientras el Sol de la mañana me da directo en la cara, que denota paz en ese momento. Después de bufar mi padre se acerca con los brazos cruzados y un poco de mal humor --¿Desde cuándo llevas aquí?-- Doy un largo y sereno suspiro sin abrir los ojos --No lo sé, ¿qué hora es? Llevaré como unas dos horas o así-- Me encuentro canalizando mi propio chakra y convirtiéndolo en chakra Yin para almacenarlo en el interior del sello que llevo en mi frente, y de esa manera poder aumentar aun más mi poder y la duración de los jutsus de Restauración Divina y de Fuerza de un Centenar, sin embargo mi padre no aprueba específicamente ese entrenamiento en concreto --No deberías dejar de lado tus obligaciones como Hokage por meditar, ¿Lo entiendes?-- --No lo estoy haciendo papá-- Mi voz suena con una serenidad cósmica, sin embargo mi padre parece haberlo malinterpretado porque se cabrea un poco más --No seas tonto, deja de meditar ahora y vayamos a hacer cosas importantes anda, no hagas que me enfade más-- Las palabras de mi padre no hacen que pierda concentración, ni muchísimo menos, y mi conexión entre mi propio chakra corporal y el sello Yin es casi perfecto, apenas se altera por ninguna reacción así ya --No lo entiendes papá, estando aquí siento toda la villa, y ésto lo hago por ellos, mi meditación me hace más fuerte por momentos y de esa manera podré protegerlos, esto es verdaderamente más importante que estar todo el día en una oficina revisando papeles y más papeles...-- Mi padre suspira profundamente, conozco sus suspiros, siempre los suelta cuando empieza a impacientarse por algo, como cuando jugamos al shougi y no le sale la jugada como quiere por ejemplo, pero eso no quita que yo quiera dejar de meditar, y él no va a impedírmelo --¿Aún sigues meditando?-- --Si-- --¿Mientras hablas conmigo?-- --Si-- --¿Cómo...?-- --Me di cuenta en mi última meditación que no me aislaba tanto como en las primeras, no sé, supongo que es por la práctica...-- Mi padre se queda callado, aparentemente pensativo, no sé lo que le ronda por la cabeza pero yo quiero seguir con mi meditación y ahora más que nunca después de lo que llevo avanzado ya en el proceso, no voy a permitir que se me vaya al garete ahora --Así que lo haces por la gente de la villa, ¿No?-- Ahora soy yo quien resopla por la pesadez de mi padre en ese momento, que más tranquilo debería estar --Si, papá...-- Mi padre vuelve a quedarse callado unos segundos más, a saber qué está tramando ahora mismo --Bueno, entonces ven conmigo, tengo algo que enseñarte...-- --¿Y cómo esperas que me mueva de aquí si estoy meditando, papá?-- Ya me estoy empezando a alterar por mi padre, pero parece ser que tiene una forma de que pueda seguir meditando en movimiento y para ello quiere que lo intente con algo especial.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 10, 2013 11:06 pm
Mi padre me acaba de proponer que le acompañe, aun sabiendo que estoy inmovilizado por mi meditación, pero sin embargo hay algo distinto a mis primeras meditaciones, ya que anteriormente incluso me aislaba del mundo, y sin embargo ahora puedo hablar tranquilamente con mi padre mientras la conexión se mantiene sin alteraciones ni ningún tipo de problema. Mi padre quiere que intente moverme sin perder mi concentración en la meditación, es decir que esté pendiente del mundo que me rodea al mismo tiempo que sigo almacenando chakra en el sello Yin, pero lo que pide es una imposibilidad muy remota ya que si intentara moverme, seguramente acabaría perdiendo la concentración y mi meditación se iría a la porra. El caso es que mi padre insiste e insiste sin descanso hasta que al final decido aceptar, pero bajo mis condiciones. Es algo que no he experimentado nunca, por lo tanto decido hacerlo a mi manera, que es ir llendo poco a poco para no perder la concentración. Le digo a mi padre que me ayude a incorporarme para ponerme de pie, cuando me tiende su mano hago un esfuerzo terrible por seguir manteniendo esa conexión entre mi poder y el poder del sello Yin mientras se sigue almacenando chakra poquito a poco. El primer paso parece funcionar, porque no se ha visto alterado el chakra, sin embargo me siento ridículo, como si fuera un bebé que está dando los primeros pasos de su vida, cualquiera que me viese sería bastante cómico para él. Cierro los ojos con fuerza y empiezo a caminar, muy despacio, dando pequeños pasos mientras a mi padre la escena le parece divertida y hace que casi pierda los estribos, si no lo hago es porque no quiero perder mi concentración en la meditación. Después de un rato por fin consigo mantener un paso más o menos normal sin perder nunca de vista mi meditación interna, que aparentemente sigue de una forma normal y corriente, sin que pase nada mientras se va almacenando chakra a poquito a poco, el problema está en que soy capaz de andar con los ojos cerrados, ahora tenemos que arreglar ese fallo, por lo que el siguiente paso es ese mismo. Empiezo a caminar con los ojos abiertos como platos, sin dejar de pensar en la meditación, en la meditación, mientras veo lo que tengo en frente sin mirarlo, siendo víctima de posibles baches y obstáculos que hubieran por el camino. Mi padre se empieza a impacientar y casi se rinde, pero yo nunca me rindo, y decido concentrarme y ponerme serio en este asunto, por lo que empiezo a caminar, centrándome mejor en lo que me rodea, pero sin dejar de perder la concentración. Tarea muy difícil puesto que puedo distraerme con mucha facilidad con los elementos que me rodean, pero tampoco debo obsesionarme, ya que después de todas las horas que he podido pasar a lo largo de mi vida acumulando chakra en el interior del sello Yin, ya se me hace como algo más en mi cuerpo, algo rutinario, casi natural de la vida misma, como el respirar. Después de un buen rato practicando ya por fin podía andar sin necesidad de dar pasos extraños, poner caras raras y chocarme con las cosas que tuviera enfrente, sin embargo ahí no acababa la cosa, ahora teníamos que pasar a algo más difícil, a lo que quería enseñarme mi padre.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 10, 2013 11:20 pm
Después de dar unos cuantos paseos de prueba por el tejado de la mansión me quedo mirando a mi padre, ya manteniendo el control de mi meditación de una forma prácticamente inconsciente, pero siempre alerta --Bueno, papá, ¿Qué pretendes hacer ahora?-- Debajo de la poblada barba de mi padre se dibuja una sonrisa y eso hace que arquee una ceja en señal de duda --Pues hijo mío... lo que voy a hacer ahora es llevarte en volandas y dirigirnos a cierto lugar volando...-- --¿Cómo?-- Demasiado tarde, mi padre, tal y como había predicho, me coge en volandas y extiende sus enormes alas de hueso, lanzándonos por los aires a una velocidad extrema para después caer en picado aun más rápidamente, mientras yo hacía un esfuerzo terrible por mantener el control de la acumulación de chakra en el sello Yin, aunque me siento un poco estúpido al ver el gran esfuerzo que hago por nada porque puedo notar como se mantiene totalmente estable para mi sorpresa, algo a lo que no esperaba llegar nunca ya que en mis primeras meditaciones controlar esa conexión era extremadamente difícil, aunque me imagino que se debe por la cantidad de tiempo empleado en almacenar chakra Yin en mi frente. Cuando aterrizamos mi padre y yo empezamos a caminar por las calles, algunas un poco tranquilas, otras, las cercanas a los mercados y tiendas, más concurridas de gente. Los que nos reconocen se para para saludarnos y felicitarnos, incluso honrarnos con enseres que rechazamos educadamente, mientras durante todo ese trasiego yo continúo manteniendo mi meditación en mi fuero interno. Después de un rato paseando por las calles y de hacer ahora si, un esfuerzo sobrehumano por mantener la concentración tanto en lo que me rodea como en mi interior, mi padre decide llevarme a un colegio, donde los peques estaban jugando en su rato de descanso en el patio, algunos con la pelota, otros con juguetes, otros jugando al pilla-pilla o al escondite... y cuando nos ven todos se emocionan y empiezan a hacerme preguntas de todo tipo, algunas muy fáciles, otras extremadamente extrañas, pero intento quedar lo mejor posible con ellos, y de paso aun mantener mi meditación. No puedo creerme de que la idea de mi padre esté funcionando al final, aunque la edad siempre te da más experiencia que si lo comparas con una persona joven. Después vamos a una zona residencial y más de lo mismo, la gente saludándonos, felicitándome por mi ascenso, alabándome, queriéndome, era extraño la fama que había adquirido en tan poco tiempo, aunque no tanta teniendo en cuenta que ahora era Hokage, sin embargo aun me seguía pareciendo raro. Unas horas más tarde mi padre dice estar cansado del paseo y volvemos al tejado de la mansión en pocos segundos debido a la extrema velocidad de vuelo de mi padre. Cuando aterrizamos me alejo de él, comprobando si mi conexión sigue todavía en pie y le miro directamente a los ojos, era hora de las preguntas y las respuestas mientras me voy sentando cruzando las piernas.
avatar
Hokage
Mensajes
605


Datos Shinobi
Ryos: 43.800
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


Re: Entrenamiento especial del sello Yin

el Mar Dic 10, 2013 11:36 pm
Estoy mirando fijamente a mi padre y decido ir al grano y hacerle la pregunta más pertinente después de lo que me ha hecho pasar --¿Por qué? ¿Por qué darme un paseo por la villa? Aquí hubiera meditado mucho más eficientemente sin esta tontería de moverme...-- --Sigues sin enterarte, ¿no?-- Mi padre niega con la cabeza y a mí me molesta mucho cuando empieza a decir las cosas en clave o la información a medias, eso es peor que no decir nada, aunque siempre quiere que lo saque por mí mismo, una ayuda nunca viene mal --Has visto a los habitantes de la villa, ¿no? Pues bien, ¿Te has quedado con lo que han dicho?-- Asiento con la cabeza, muchos me animaban, me veneraban, me halagaban, me felicitaban, me saludaban... --Pues toda esa gente daría la vida por ti, al igual que tú quieres darla por ellos, quería que vieras que no eres el único que lucharía por esta tierra y este hogar, ¿entiendes? Es la Voluntad de Fuego-- Asiento sin decir nada y agachando la cabeza para mirar al suelo, mi padre tiene razón, toda esa gente se desvive por mí, y yo soy su líder, no es el ansia de tener que protegerlos lo que tiene que motivarme a hacerme más fuerte si no la propia voluntad de la gente por querer proteger esta tierra donde vive, su hogar, nuestro hogar, para poder cederles a nuestros descendientes algo que realmente merezca la pena y por lo que luchar si intentan atacarla, como nos pasa a nosotros ahora mismo --La Voluntad de Fuego...-- Miro a mi padre, que está asintiendo cuando digo esa frase y yo dibujo una sonrisa en mi rostro --¡Tienes razón! Debo guiarme por la voluntad de la gente, eso es lo que me hará más fuerte...-- --Así se habla, hijo mío-- Es hora de dar el empujón final a mi meditación, por lo que me siento de nuevo cruzando las pienras, cierro los ojos y me concentro en mi meditación de lleno para acabarlo cuanto antes. Me quedo asombrado de la cantidad de chakra que he sido capaz de condensar durante el rato que he estado con mi padre dando vueltas por las calles de Konoha, la gente me ha ayudado a ser más fuerte y yo debo agradecérselo haciéndome más fuerte, para que por las noches puedan dormir tranquilos y no haya nada de lo que preocuparse. Ese chakra almacenado que he concentrado empiezo a canalizarlo desde mi pecho hasta mi cuello, pasando por la cabeza y llegando a la frente, almacenándose en aquella marquita pequeñita que tengo en la frente, aumentando aun más mi chakra en el interior y por consiguiente mi poder. Cierro por fin la conexión, terminando definitivamente mi meditación gracias a mi padre y a la buena gente de la villa. Miro al cielo y compruebo que es mediodía --Me parece que té no... pero vamos, te invito a comer, iremos al Ichiraku mamá, tú y yo, prepárate-- Y me separo de mi padre para después quedar con él para comer un buen plato de ramen para celebrarlo. Más tarde decido volver a mis aposentos y descansar un poco después del ajetreadísimo día que había tenido ese día.

Concentración de chakra finalizado +250 puntos de chakra Yin almacenados.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.