Naruto Aventura
Tablon de Anuncios


Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Chunin
Mensajes
571

Edad
21


Femenino Localización :
Kumogakure

Datos Shinobi
Ryos: 64.750
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


[Capitulo 18] El Secreto de la Bruja

el Lun Nov 16, 2015 8:40 pm
Un vórtice se creaba entre dos arboles, así como se creaba, iba tomando forma hasta adoptar la figura de una hermosa mujer que debaja revolotear su cabello con el viento y conforme iba dejando su forma abstracta, avanzaba con una mirada de incertidumbre y con confusión se preguntaba si acaso no se encontraba en los campo de arroz.

— He ¿Donde estoy? ¿Donde esta la entrada a Otogakure? — Se pregunto así misma — ¿Mi Aparición estará fallando? —Musito, mientras observaba su varita en mano — Bueno, al menos estoy cerca de los campo de arroz ¿No? —Dijo, mirando a su alrededor.

La chica avanzo entre el bosque, se suponia que su hechizo la llevaria justo enfrente de la entrada a la villa, como ella pensaba. Pero, al parecer se encontraba en un lugar diferente. Los arboles que deleitaban su vista estaban cubierto de humedad, tanta que el musgo crecía entre ella y al tacto los troncos se sentían bastante cómodos, estos eran de gran tamaño y un ligero, pero constante viento frío llenaba la atmósfera del lugar.

A lo lejos, lo que parecía ser una extraña estructura se alzaba a la vista de la Kunoichi, esta, seducida por su curiosidad se dirigió a tal lugar, tanto, que pareciera que la estuvieran hablando. ¿Ruinas de una antigua civilización? o posiblemente su imaginación jugandole una extraña broma en aquel lugar donde había aparecido. Cuando llego, puedo observar varias chozas agrupadas en filas, incineradas y a juzgar por su distribución se trataba de una pequeña aldea que había sido atacada, posiblemente ya hace muchos años. Sin embargo, pese a estar deshabitada, se podía sentir el escalofrío se ciertas presencias en aquel lugar, como si varios espíritus estuvieran allí atrapados.

Entonces, como un susurro, como si alguien colocara su mano en tu barbilla y dirigiera tu vista. Una extraña presencia dirigió su vista hacia una pequeña choza que se encontraba en medio del pueblo, que a decir por su latitud, se trataba de un lugar importante. Erza camino hacia ella, se detuvo en el pórtico y observo la estructura de la choza, la cual se veía muy vieja o al menos mal mantenida durante varios años. Al dirigir su mano hacia la perrilla un escalofrío recorrido su cuerpo, un lejana voz de lamento se escucho en el aire y una premonición fue directo hacia los pensamientos de la chica.

En aquella visión, pudo ver a una mujer recostada en una cama, se notaba adolorida, a su alrededor varias mujeres, y en el trasfondo lo que parecía ser una extraña figura observando... El, ¿Parto? La visión se detuvo y la pelirroja regreso en si, mirando la perilla con extrañeza y mucha confusión.

—¿Que fue eso? —Se pregunto — Algo extraño sucede aquí.

Erza giro la perilla una vez, sin reacción alguna, empujo la puerta con un poco de fuerza pues se encontraba atorada. Al entrar, una nube de humo se propicio del lugar pero fue dispersada rapidamente al chocar con el cuerpo de la chica. Al observar detenidamente el lugar, lo único que podía observarse era una cama a la derecha y sobre ella un pellón rasgado, en la pared marca de lo que parecía ser señales de fuego, un huevo en el techo que iluminaba un gran buro lleno de libros. Erza avanzo hacia aquel mueble y observo con curiosidad los libros, estaban tan empolvados que el nombre apenas y era legible sobre ellos.

La Kunoichi tomo uno de aquellos libros, pero al momento de hacerlo, una extraña luz de color verde recorrió el librero y se dirigió hasta la base de la cama, Erza lo siguió rápidamente con la vista y la extraña energía comenzó a tomar la forma de una bella mujer frente a sus ojos. La pelirroja opto por una postura de guardia alta, pensando que seria atacada.

— ¿Quien eres tu? —Pregunto, con el ceño fruncido.

La mujer sonrió y con una voz suave, la mas dulce que había escuchado en su vida, dijo — Erza, tanto tiempo..

Ella regreso nuevamente una pregunta —¿Como sabes mi nombre? ¿¡Quien eres!? —Musito.

— Zerefu te ha cuidado bien ¿No? —Pregunto.

— ¿Zerefu?

La mujer soltó una pequeña risa —Ya veo.

— ¿A que te refieres? —Dijo la Kunoichi.

— Mi nombre es Fiona... Soy tu madre —

La expresión y la postura de Erza cambiaron totalmente, al escuchar las palabras de aquella mujer.

— ¿M-mi madre..? ¿Pero como? ¿Donde haz estado estos dieciséis años?

— No me queda mucho tiempo, tengo que explicarte algunas cosas para que puedas seguir adelante, tu sola.

— ¿Sola? —Pregunto

—Escucha Erza, Hace 16 años hubo una guerra civil entre los clanes Hagoromo y Hyuga, tu padre fue con un grupo de hombres de esta aldea para detenerlos o nos veríamos afectados por esta batalla. Pero Spriggan...


— ¿Spriggan? Ese era el nombre de mi padre? — Interrumpe la Kunoichi.

— Así es... Pero Spriggan jamas volvió. Meses después me entere que Uchiha Madara y Senju Kesusa, el primer Hokage y el primer kazekage respectivamente. Se habían involucrado en esa batalla. Tu padre fue asesinado por Madara, intente buscar venganza pero supe que el propio Hokage había sido asesinado hace ya varios meses atrás por un Shinobi que desconozco.

— ¿Estas diciendo que incluso el primer Kazekage estuvo involucrado en la muerte de mi padre? —Exclamo Erza.

— No lo se, pero el estuvo allí. Lamento no haber estado contigo pero tuve que usar todas mis fuerzas luego del parto para eliminar a todos los miembros del clan Hagoromo. Confío en que podrás convertirte en una gran Kunoichi, Erza.

— Pero madre... —

— Mi chakra esta apunto de desvanecerse, pero quiero pedirte algo antes de irme. Hace muchos años, cree doce magias y las selles dentro de doce libros. Antes de morir logre esparcirlos por todo el mundo, debes reunirlos todos, te serviran de mucho. Pero debes de tener cuidado puesto que cada uno esta protegido por un demonio de inmenso poder que yo misma crea. Ten cuidado Erza.

Y antes de desaparecer, Fiona coloco su mano en el pecho de Erza y como si estuviera entrando a su cuerpo, desapareció.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.