Naruto Aventura
~De Flores e Insectos.~ Popup_10
Comparte
Ir abajo
Karasu Yuki
Karasu Yuki
Genin
Genin
Mensajes143

Edad21

Femenino
Datos Shinobi
Ryos: 15.900
Misiones
:
Items
:

~De Flores e Insectos.~ Empty ~De Flores e Insectos.~

el Sáb Ene 16, 2016 7:18 pm
De Flores e Insectos.



(Bueno, ya a algunos les había contado que entre rol privado con Shino habíamos sacado algunos argumentos que usar en el foro (?) Pero salió una idea para un fanfic. Así que recibí ayuda en este, especialmente en lo que diría Shino. Sin más que decir, disfruten.)


Era un día como cualquier otro en la historia de Konoha. La primavera se veía venir a pasos lentos, dejando por su camino pequeños trozos de paraíso que algunos solían apreciar. El sol obligaba a entornar los ojos para ver con más facilidad, pero no era una molestia hacerlo.

Los campos se convirtieron en muestras puras del poder y la belleza que la naturaleza podía crear, enverdeciendo los campos y llenándolos con el color de las flores silvestres. En uno de estos campos, fuera de los límites de la aldea y recargado cómodamente en el tronco de un florecido cerezo estaba el hombre Aburame. ¿Qué hacía en un lugar como ese? Escondiendo un ramo de flores en su chaqueta y esperando a su amada. Lo usual.

Un movimiento entre las delicadas ramas de los arboles le alerto, pero sus insectos reconocieron perfectamente la esencia de Karasu. La joven dio un gran salto y comenzó a caer justo frente a él. Para los experimentados ojos de Shino todo sucedió en cámara lenta. Dio un análisis rápido a la apariencia de la joven. El largo cabello ondeaba con el viento y pequeños destellos azules se veían de vez en cuando. Llevaba su habitual conjunto negro, pero había sustituido temporalmente su pañoleta roja por una verde claro. Era un guiño para él.

-¡Shino-san! ¡Discúlpame por llegar tarde!- La joven mujer se lastimaría la espalda si seguía haciendo reverencias. Shino casi sonrió para sus adentros, se había habituado a las constantes llegadas tardes de Karasu y simplemente no se molestaba. Miro fijamente a la chica e hizo un rápido gesto con el rostro. Esta minúscula muestra de atención fue suficiente para que ella parara y con una enorme sonrisa se sentó al lado del hombre.

-No son necesarias tus disculpas, se perfectamente de tus deberes y me atengo a las consecuencias de citarte en un día ocupado.- Karasu le miraba discretamente, el veía al frente siempre, a la nada. –Por otra parte, considerando nuestra situación te recomendaría dejar de usar títulos conmigo. Eres mi pareja y ello te da derecho a llamarme como más te plazca.- El hombre finalmente se quito la chaqueta verde con la que también se cubría la mayor parte del rostro; dejo a la vista su alborotado cabello azabache y su frente pálida, junto a esas expresivas cejas que se podían ver con las gafas puestas. El chaleco grisáceo que llevaba puesto dejaba al descubierto sus brazos pero mantenía la función de ocultar su rostro, con el cuello alto.

Karasu se acerco mas a él, hasta que su hombro derecho choco con el contrario. Los brazos de Shino eran fuertes pero no tan voluminosos en cuestión de músculos, tenían la cantidad justa. Eso era algo que a ella le agradaba.

-¿Cómo te diste cuenta de que era yo? No di ninguna pista de mi identidad.- Shino la miro, fijamente, con un rastro oculto de dulzura.

-Un Aburame siempre sabe rastrear a su mujer.- Entonces el elevo su brazo izquierdo y lo acerco hasta Karasu. Casi le rozo el rostro, cosa que a ella le puso sumamente nerviosa. Pero no se acerco más. Un pequeño insecto salió volando de debajo de la solapa que tenía el vestido de Karasu, regresando hasta su dueño al entrar por debajo del chaleco. –Además, puse un insecto hembra la última vez que nos vimos.

La chica le miro, para después parpadear un par de veces y soltar una tímida carcajada. Shino no había movido su brazo, por lo que aprovecho ese descuido. Rápidamente envolvió su brazo derecho en el de él, recargando la cabeza sobre el hombro contrario. –Eso debería ser trampa, pero por ser tú, lo dejare pasar.- Lo que la joven no pudo ver fue la pequeña coloración en las mejillas del hombre, el cómo apretaba la mandíbula y luchaba por no mostrar ninguna expresión ante la cercanía de ella.

El no era un hombre de palabras. Pero dentro del clan Aburame, era bien conocido que cuando un hombre del clan se enamoraba le era fiel por la eternidad a su amada. Y siempre que conseguían casarse, los maridos se encargaban de hacer muy felices a sus mujeres.
Ellos eran hombres de acciones. De detalles sutiles y frases encriptados. Solo una persona familiarizada con ellos podía descifrar su complicado lenguaje corporal para darse cuenta de lo que en verdad querían decir. Shino no era un hombre de palabras. Shino era un hombre de acciones.

-¿Recuerdas el tema que hemos investigado?- El hombre extendió su brazo derecho, alcanzando su chaqueta sin cambiar su posición.

-El lenguaje de las flores, ya tengo definiciones de especies más amplias.- Los ojos violetas seguían los movimientos de Shino, curiosos.

-Me tomare la libertad de poner a prueba tu conocimiento.- Para sorpresa de ella, Shino saco un reluciente ramo de flores de la chaqueta que yacía a un lado. Camelias blancas, frescas y brillantes.

-S-Shino… ¿son para mí?

-Solo es en caso de que las aceptes.- Le entrego el ramo de flores, permitiendo que las comisuras de sus labios se curvaran al ver la expresión de ensoñación que ella hacía. El no sabía cómo expresar toda la gama de sentimientos que se formaban gracias a ella y había encontrado en las flores una manera de comunicárselo sin malentendidos. Además de la ventaja secundaria de ser algo común entre las parejas.

-Son muy hermosas.- La joven tomo el ramo, soltándose de su brazo y sujetando el ramo con ambas manos en actitud protectora. Un pensamiento se formo en la mente del Aburame. “Tal como tú.”

Una mariposa de buen tamaño se acerco a la inusual pareja, posándose con suavidad sobre el ramo de flores. Con alas de aspecto brillante, tenían los bordes en un marrón suave y pequeñas nubecillas azul brillante. Eso fue suficiente para que la chica la mirara encantada, preguntándose si no sería obra del usuario de los insectos.

-Es una Apatura Iris macho, está bastante alejada de su hábitat natural y lugares regulares de alimentación.- Pensó si debía mencionar también los hábitos alimenticios de la mariposa, pero supuso que eso no era muy agradable en una cita. Miro a Karasu buscando su aprobación, pero solo recibió una mirada cristalina. Sus ojos parecían humedecerse y le brindaban un brillo inusual a su iris. ¿Había dicho algo indebido?

-Esto me recuerda tanto a nuestra primera cita.

-¿Nuestra… primera cita?- El hombre se sintió entre la espada y la pared cuando ella se abalanzo encima de él, abrazándolo de forma cariñosa.

-Lo recuerdas, ¿verdad?- Shino se esforzó por llevar su mente al pasado, recordando el evento que ella decía intentando no descubrirse así mismo al encontrarse ruborizado. Ella también se perdió en una laguna de recuerdos y juntos recordaron la primera vez que salieron en una cita. Como amigos al principio. Pero ese mismo día dejaron de serlo.

(En el siguiente capítulo es todo el flashback de la cita (?))
Karasu Yuki
Karasu Yuki
Genin
Genin
Mensajes143

Edad21

Femenino
Datos Shinobi
Ryos: 15.900
Misiones
:
Items
:

~De Flores e Insectos.~ Empty Re: ~De Flores e Insectos.~

el Mar Feb 02, 2016 5:08 am
De Flores e Insectos.




¿Tienen planes para mañana?




El otoño había llegado tan rápido como un soplido y con el también el clima fresco y confuso; a veces frio, a veces caliente, obligando a los aldeanos a mudarse continuamente de ropa si no querían estar demasiado incómodos. Pero lo voluble del clima no le impedía a los grupos de amigos salir a divertirse en la noche cuando no estaban en sus deberes ninjas.
Particularmente a ese inusual grupo de chicas que comía en el recientemente ampliado Ichiraku Ramen. Comían sumidas en una charla animada. Erza dando suaves codazos a una carcajeante  Kimiko por el chiste de la pelirroja. Shia en medio de ellas, sonriendo tímidamente a sus compañeras mientras daba pequeños bocados. Karasu ya iba por su quinto plato de ramen de miso. La encargada simplemente levantaba los platos sucios y le servía otro plato, a lo que la chica agradecía. No hacía falta decir que había pasado la mayor parte del día sin comer y ahora cobraba la factura.
Cuando las chicas dejaron de reír y continuaron con su comida, Kimiko le dio un vistazo a Karasu.

-Si sigues comiendo así enfermaras del estomago.- Con sus palillos tomo una pequeña porción de fideos y los engullo mientras sonreía. Por otra parte, Karasu terminaba con su plato de una forma escandalosa.

-Tonterías.- Murmuraba mientras se bebía hasta la última gota de caldo.- Aun tengo espacio para un par más, vamos chicas, no hemos comido nada en todo el día. Hay que reponer.- La pelinegra se golpeo el pecho ligeramente en una pose victoriosa, mientras le servían otro plato humeante de comida.

Las demás solo rieron y siguieron con su comida, charlando entre ellas.


-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-


-Muero de hambre…- El estomago de Kiba emitió un gruñido leve, mientras él se lo frotaba con la mano derecha. Nikita, que caminaba a un lado, aulló de preocupación y bajo la cabeza al ver a su compañero de esa manera.

Junto a él caminaban otros tres chicos, si se les miraba bien se podía notar que su caminar era lento, cansado.

-Ahora que hemos terminado la misión, debemos comer algo con el pago.- Murmuro el Uchiha, mirando los locales que pasaban a su lado, tratando de encontrar algo llamativo para su paladar.

-¿Algo? Podría comerme una ballena en este momento…- Kesusa casi suspiro con pena. La mirada baja ya decía mucho.

-Considerando las reacciones que están presentando, la fatiga que ahora tienen podría disminuir si nos detenemos a comer algo.- Todo el grupo miro a Shino. Realmente podría ser porque era la frase más larga que había dicho en horas. Los demás le siguieron cuando notaron que él se alejaba hasta un local. Al ver el letrero comprendieron parte de su plan y como si la vida dependiera de ello corrieron hasta la entrada, algunas veces empujándose entre ellos para llegar primero.

Era un espectáculo gracioso para cualquiera que lo viera, especialmente para las cuatro chicas que ya se encontraban en el local antes que ellos. Todas comenzaron a soltar risas leves mientras comían. Los tres chicos, al notarlas, se levantaron tan pronto como les fue posible y adoptaron una actitud ‘seria’ mirando fijamente el menú.

-¿Ya no saludas a las viejas amigas, Kesusa?- Erza hizo un saludo leve con su mano, acaparando la atención del castaño.

-¡Claro que no!- Con toda la carisma del mundo se acerco a darle un apretón de manos a Erza, con su diestra revolvió el cabello a Shia, que sonreía como nunca.- Y como olvidarme de mi querida sobrina.- Todos fueron testigos del abrazo más emotivo que pudo haber ese día, entre Kimiko y su tío. Claro que también pensaba revolverle el cabello a Karasu, pero al verla comer le quedo claro que interrumpirla en ese momento solo traería consecuencias catastróficas.

-Hola Kesusa.- Hablo entre mordidas, sin girarse.- Hola chicos.- Agrego un segundo después. No podía evitarlo… ¡los fideos eran la gloria en ese momento! Solo los leves sonidos de unas pisadas bien conocidas la hicieron girarse para asegurarse de que aquel que entraba al local era el mismo que creía.

Y si lo era.

El Aburame entraba a pasos lentos. Se había quedado atrás cuando sus compañeros comenzaron a luchar por llegar primeros, sabía que era cuestión de tiempo para que se calmaran, lo que no sabía era que se encontraría con algunas de sus conocidas en el mismo local que había elegido.

Karasu probó de respirar y tragar al mismo tiempo. De un momento a otro se encontraba tosiendo con fuerza, rogando mentalmente porque ningún trozo de fideo se escapara de su boca. Kimiko le daba palmadas en la espalda como único remedio para ayudarla. Erza elevo una de sus cejas… ese comportamiento no era nada usual. Y había pasado… justo cuando entro el chico de lentes. En un segundo se dio cuenta de lo que pasaba.

Por su parte, Karasu se levanto con rapidez, corriendo al baño del local. Era preferible para ella arreglárselas en el baño que frente a todos los demás… especialmente frente a cierto joven encapuchado.

Todos se quedaron en silencio.

-¿Se encuentra bien Karasu?- Pregunto Kesusa, antes de que Erza lo jalara a un rincón. Durante algunos segundos pareció susurrarle algo al oído. Las expresiones del castaño fueron varias ante las declaraciones.- ¿Y qué pretendes que haga?- Murmuro lo más bajo que pudo.

-Explícales a los demás… solo sígueme la corriente.- Sin nada de discreción, Erza anduvo hasta el par de jóvenes que estaban en la barra y comenzó a susurrarles al oído lo que le había contado a Kesusa.

-Oh… eso explica muchas cosas.- Murmuro Kimiko, siendo apoyada por Shia. Kesusa camino hasta sus compañeros varones.

-Ah… Shino, ya que fue tu idea traernos aquí. Tú debes elegir nuestra comida.

-¿Qué? Pero yo qu- Kiba fue silenciado por la diestra de Kesusa. Shino simplemente elevo una de sus cejas por encima de las gafas, pero termino asintiendo. Camino hasta el mostrador y comenzó a leer el menú. Hasta eso necesitaba su absoluta concentración.

-Escuchen chicos…- Los tres jóvenes restantes se unieron en un circulo donde intercambiaron murmullos, risas y algunas palmadas. Ahora todos, menos Yuki y Aburame, sabían que algo pasaría esa noche.


-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-


-Tonta… tonta…- Karasu se humedecía el rostro con agua fría. Repentinamente se había sonrojado y sentía el rostro más caliente de lo normal. Aun asi, no podía dejar de pensar en lo que diría Shino al verla casi ahogándose con su comida. No fue una muy buena actuación de su parte.- Tranquila… tranquila… solo se tu misma. Uf...

Tomo una última bocanada de aire y salió del baño, caminando tan naturalmente como le fue posible. Lo primero que vio fue a Shino frente al mostrador. Camino hasta el, tratando de no ver a sus otros amigos a la cara. Seguramente ya sabrían la razón de porque ella trataba de tener interacciones con el joven siempre que podía. Se acerco lo suficiente como para hablarle cómodamente, respetando su espacio personal.

-Hola Shino… ¿Qué haces?- Tonta, tonta, tonta. Era obvio lo que él estaba haciendo.

-Reviso el menú.- El simplemente le dedico un pequeño vistazo, antes de volver a su deber.

-Ya veo… ¿y cómo les fue en la misión? ¿Las cosechas del señor Wong tenían plagas?

-Fuimos afortunados, las cosechas no estaban completamente infectadas, me fue posible retirar la plaga antes de que hicieran estragos mayores. Pero tuvimos que reemplazar la cosecha dañada.

-Eso es genial, escuche que la plaga eran gusanos trozadores… ¿Cuál es su nombre? ¿Agrotis ípsilon?- Shino dejo el menú para dedicarle una mirada más larga. Eso preocupo a Karasu, ¿lo estaba molestando demasiado?

-No había sido informado de que tu conocimiento sobre las plagas.

Bingo.

-Si… bueno. Me gusta investigar sobre insectos algunas veces, y normalmente salen los temas de las plagas. Es muy útil saber sobre ellas.

-Concuerdo con eso, si las personas tuvieran el conocimiento suficiente sobre ellas, sabrían evitarlas. De esa manera no tendrían que matarlas.

-Exacto, es muy lamentable que los campesinos hagan eso, incluso las plagas son útiles en algunos casos.

En pocos minutos ambos iniciaron una charla animada, intercambiando puntos de vista y comentarios del tema. Sus compañeros los miraban como si fuera algo extraño, sentados en grupo.

-De verdad que a Karasu le gusta.- Murmuro Hiro, olvidando el hambre por un momento.

-No había escuchado a Shino decir más de cinco frases largas en un día.

-Oigan, tortolitos, continúen con su comida para que todos lo hagamos.- Karasu no pudo evitar el sonrojo sobre sus mejillas. Dio un último comentario y camino hasta su lugar, tomando asiento solo para mirar su plato fijamente, dejando que se enfriara. Shino eligió rápidamente los platillos para sus compañeros y el mismo. En poco tiempo todos disfrutaban de su comida charlando de cosas triviales. Karasu ya había comenzado a comer nuevamente. Esta vez no había nada que la hiciera atragantarse de nuevo. Al menos antes de que Erza llamara la atención de todos.

-Díganme chicos, ¿tienen planes para mañana en la tarde? Me gustaría hacer una cita múltiple.

Demonios.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.