Naruto Aventura
Tablon de Anuncios


Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Amekage
Mensajes
302


Masculino Localización :
Argentina

Datos Shinobi
Ryos: 45,350
Misiones
:
Items
:
Ver perfil de usuario


El camino hacia el Destino

el Miér Abr 03, 2013 10:21 pm
Luego de que mi madre me avisara, corrí en las calles de Ame hacia los cuarteles ninja. Generalmente no corría, si no que me tomaba todo con más tranquilidad, pero hoy me habían citado con urgencia, por lo que tenía que apurarme. Luego de llegar, pude ver que no había llegado tarde porque seguían llegando ninjas. Me pregunté por qué habían citado a tantos. Posiblemente estábamos todos los ninja de la aldea, pero no estaba seguro. Luego de unos minutos más de espera, todos nos sentamos en el piso y escuchamos atentamente al consejo de Ame que estaba parado sobre una especie de tarima no muy alta. Allí un hombre un poco viejo dio un paso al frente y comenzó a hablar.
-Seguramente se preguntarán para que están aquí. La razón es simple... en la aldea hace falta un Amekage, un buen Amekage, que nos gobierne y tome sabias deciciones a favor de la aldea. Todos ustedes tienen la oportunidad de serlo, por eso los convocamos. Se someterán a tres pruebas difíciles para probar quien es el mejor de todos, que será el que tomará el puesto- dijo el anciano.
Algunos shinobis se levantaron del lugar dispuestos a irse, aparentemente no querían ser kages o simplemente les daba flojera o miedo hacer las pruebas. Yo, sin embargo, estaba dispuesto a quedarme a realizarlas, por lo que me quedé en el lugar. El anciano se atrasó un poco y una mujer que estaba al lado de el tomó la palabra diciendo:
-La primer prueba comienza en 30 minutos, tienen tiempo para prepararse, ir al baño o lo que se les de la gana. Cada uno tendrá un salón asignado, escrito en esta tabla- dijo, señalando una gran tabla de madera con los nombres de todos los shinobis inscriptos en ella.
Me fui a fijar en la tabla que salón me tocaba, y luego suspiré, porque la primer prueba era escrita, y odiaba las pruebas escritas, porque eran fáciles y aburridas. En poco menos de media hora me dirigí al salón y tomé uno de los asientos del fondo. Los examinadores llegaron al salón y uno de ellos nos habló rápidamente, mientras nos entregaba una especie de papeles con ejercicios escritos en ellas.
-Bien, esta es la primer prueba, tienen dos horas para realizarla, comiencen luego de que entregue todas las hojas- dijo.
Yo ni siquiera miré la hoja, y puse mis pies sobre el banco en donde estaba, me relajé mientras miraba las caras de los demás, que algunos estaban muy atemorizados y otros muy confiados. Ellos a su vez me miraban, porque no podían creer que estuviera tan tranquilo en un examen tan difícil. Yo no les presté demasiada atención y seguí relajado en mi incómodo banco. Pasada una hora y algunos cuantos minutos, uno de los examinadores dijo:
-Solo quedan 15 minutos, apresurense-
Miré a los demás. Algunos ya habían entregado la hoja, pero la mayoría continuaba en su lugar tomándose la cabeza. Yo tomé mi hoja tranquilamente y leí rápido todos los ejercicios. Tomé el bolígrafo y comencé a escribir, pasados 10 minutos ya había escrito 7 hojas completas, de ambos lados. Me levanté del banco y entregué el examen a uno de los examinadores, que me miró con una expresión extraña. Ahora lo que tocaba era esperar los resultados esperando nuevamente en el cuartel. Luego de aproximadamente cuatro horas de espera, la mujer anunció a todos los que habían aprobado el examen. Mi nombre figuraba, aunque no me sorprendí para nada. Luego de que la mujer finalizara, el anciano dijo:
-La segunda prueba se llevará a cabo en la pradera en las afueras de Ame, por lo que iremos hacia allí-
Aproximadamente quedaban unos 2000 ninjas de 10000 que había en los exámenes. Nos dirigimos en banda hacia el lugar de encuentro y una vez allí, un examinador nos habó nuevamente:
-Esta prueba consiste en algo muy simple. Una especie de combate todos contra todos, en donde los últimos 36 que queden en pie, pasarán a la última prueba de todas. El combate será sólo con armas, sin uso del chakra. Se les proporcionará una katana, un sai, o una espada ancha, es su elección tomar una u otra-
Luego de media hora, cuando todos tenían arma en mano, el combate comenzó. Mi estrategia era esperar desde lejos y no entrar al combate de entrada. Cada vez que alguien se me acercaba, lo dejaba fuera de combate con mi espada. Los médicos se llevaban a los heridos y los sacaban del campo de batalla. Quedabamos pocos, quizá 100 o 200, cuando un shinobi de aproximadamente mi edad estaba por recibir un golpe con una katana. Yo no lo pensé dos veces y golpeé al ninja de la katana, pero como consecuencia, mi espalda recibió el golpe que iba dirigido hacia el otro shinobi. El joven me agradeció mucho y yo le estreché la mano. Entre los dos derrotamos a los que quedaban, hasta que logramos ser unos de los 36 mejores. Los médicos aparecieron en el campo de batalla curando nuestras heridas, mientras que el anciano habló.
-La última fase del torneo se realizará hoy mismo, en este mismo lugar. Es la fase más simple de todas, en donde se realizará un torneo 1 vs 1. En esta fase si se podrán utilizar jutsus. El campeón será el Amekage-
Luego de media hora de organización y demás cosas, el torneo comenzó. Gracias a mi gran mente de estratega pude ganar las primeras batalla. En semifinales, nos encontrabamos yo y mi compañero de la anterior ronda. Si ambos ganabamos, nos enfrentaríamos en la final. Y efectivamente, ambos ganamos. Era la hora decisiva, si ganaba, obtendría la gloria, pero si perdía, quedaría en el olvido. Estreché la mano y le dije mi nombre al otro ninja, el hizo lo mismo. Kitai. Su nombre era Kitai. Nos dispusimos cada uno en un extremo de la zona de combate y comenzamos a luchar. Pasada una hora, ambos seguíamos en pie, heridos, pero en pie. Ambos estabamos cansado, y Kitai estaba un poquito mas fatigado que yo. En una oportunidad, el intentó hacer un kawarimi para zafar de un golpe mio, pero su chakra se lo impidió. El quedó tendido en el piso ensangrentado y muy cansado. Era mi oportunidad de darle un golpe final que lo dejara inconsciente, pero algo no me dejaba hacerlo. Sin pensarlo mucho, ayudé a levantarlo y con su mano en mi hombro lo llevé hacia el otro lado de la zona de batalla, en donde dificilmente se pudo quedar parado. Yo me fui a la otra esquina, y ambos estabamos por reanudar el combate, pero antes de que pudieramos comenzar, el anciano dijo:
-Alto, el combate ha finalizado-
Mi cara de sorpresa era grande, nadie había quedado fuera de combate, no podía haber un ganador aún.
-El ganador de este combate se ha decidido no solo por sus habilidades ninja, si no también por su compañerismo y solidaridad con sus compañeros. Hinoishi Uchiha será proclamado como Amekage- prosiguió el viejo.
Pude escuchar los fuertes vítores de la gente que me apoyaban, mi felicidad en ese instante era inmensa, muy inmensa. Luego de escuchar esas palabras fui a saludar a Kitai y le di un gran abrazo en símbolo de amistad. Luego, con dificultad me subí a la tarima para dar un pequeño agradecimiento a todos.
-Bien, quiero agradecerles a todos por apoyarme hace unos instantes, y también quiero decirle que peleen con todo ese entusiasmo que han demostrado en las pruebas. Se que soy joven, pero aún así me comprometo a defender a la aldea cueste lo que cueste-
Luego de decir eso, me desplomé en la tarima. Estaba tan dolorido y cansado que me desmayé, pero estaba seguro de que mañana sería un gran día, al igual que hoy. Todavía no creía que yo, Hinoishi Uchiha, era el Amekage.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.